El blog de

El crecimiento de tu negocio podría estar en los misteriosos “cuadritos” en blanco y negro.

Redacción 5 julio, 2011
El crecimiento de tu negocio podría estar en los misteriosos “cuadritos” en blanco y negro.

Infotarget. Con el creciente mercado de teléfonos inteligentes, también surgió el uso más constante de los Códigos QR, casi todos hemos visto ese “cuadrito con puntos negros y manchas blancas”, pero ¿qué uso podemos darles?

Empecemos con un poco de historia, remontémonos a principios de los años 90 cuando la compañía japonesa Denso Wave lo creó como una forma bidimensional de almacenar información. Su nombre QR son las siglas de Quick Response (respuesta rápida) y se caracterizan por tener tres cuadrados grandes en las esquinas, dicho esto, prosigamos.

Como decíamos al principio, el uso más común de este tipo de códigos se debe al crecimiento de los teléfonos inteligentes que ahora todos vienen provistos de una cámara fotográfica, que su vez sirve de lector, a esto se suman las aplicaciones en AppStore y Android Market, por citar las más importantes, que facilitan la labor de las PYMES que quieren aventurarse al uso de esta herramienta.

La proliferación de estos códigos no es producto de la casualidad, según los analistas la mayoría de  personas con ingresos altos o con mayor poder adquisitivo tienen teléfonos inteligentes, estas personas también son los objetivos de los mercadólogos, por eso los códigos QR deben estar en el material publicitario.

No es sólo un adorno… debe ser misterioso.

El uso de este tipo de códigos no deber sólo porque “se ve bonito”, sino debe llevar un gancho para que el público sienta la necesidad de sacar su teléfono, abrir la aplicación y esperar que el contenido cargue, para muchos esto puede ser muy tedioso, sin embargo cuando tienen una experiencia satisfactoria,  en ocasiones futuras no pensarán dos veces para hacer el ritual.

En la publicidad se está utilizando el uso es cada vez más común, por ejemplo, Calvin Klein, pautó un anuncio en New York en el que utilizaba un enorme QR color rojo, con el título “Mira la versión no censurada”, el color más ese frase sugestiva hizo del anuncio un éxito.

La clave es no mostrar el mismo contenido que el público está viendo en la publicidad, sino información adicional o imágenes que complemente el mensaje. Algunos periódicos incluyen códigos QR para brindar acceso a sus versiones digitales, sin embargo no se trata de llevarlos a las mismas notas que podrían leer en papel, sino a contenido extra como galerías fotográficas, videos o animaciones relacionadas con la noticia.

Usos tangibles.

Las compañías que dejaron el esquema cuadrado y se volcaron a un era digital, ha ido evolucionando el uso de los códigos QR en formas más creativas y a sabiendas que no representan un costo adicional como el que podría traer el código de barras.

Por ejemplo compañía Radisson Edwardian que opera varios hoteles de lujo en el Reino Unido, empezó a implementar los códigos en sus menús y así enviar a los clientes los videos de los platillos que se prepararon.

Amy Clarke es la gerente de comercio electrónico de la compañía, dice que la razón por la que empezaron a utilizarlos fue por la gran cantidad de contenido que tenían en el canal de YouTube y que había promovido a través de Facebook y Twitter, “lo que hicimos fue convertir esta experiencia en algo útil para los comensales, así como atraer a la gente que no conocía nuestros perfiles sociales” añadió Clarke.

Para los empleados de los hoteles también resultó ser de gran ayuda, esto porque agilizó la forma en que las personas elegían el plato en el menú, ya que podían ver el video preparado por los chefs, cuenta Clarke.

Otros usos de los códigos QR, podrían ser:

Cupones: Los empezaron a usar en cupones, para que sus clientes escaneen la imagen con sus teléfonos y desde ahí puedan activar algún código promocional o dar a conocer que ahora cuentan con una versión móvil de su sitio web.

Tarjetas de presentación: En las tarjetas de presentación se pueden implementar no sólo con la información del sitio web, sino con los perfiles de las redes sociales o con datos para que sólo los clientes exclusivos puedan acceder. De la creatividad de la empresa dependerá, pero una idea genial, sería que la tarjeta no contenga más que un código QR.

Promociones: En promociones o juegos donde la interacción de los clientes sea vital, por ejemplo que deban encontrar alguna pista o que ganen premios al azar. Por ejemplo, muchas compañías utilizan todavía las “raspaditas” en las mecánicas de sus promociones, con la implementación de los códigos QR harían la promoción más interesante y saldrían de la rutina, además que el costo por cada unidad de la “raspadita” disminuiría considerablemente.

La promoción podría hacerse viral si se publica el enlace del código y que otros usuarios puedan retuitear o compartir en Facebook.

Etiquetas: Por razones de espacio o disposiciones de las entidades fitosanitarias, los productores no pueden poner en sus etiquetas más información de la cuenta, un código QR podría resultar de gran utilidad para dar acceso a más información. Por ejemplo una compañía productora de espaguetis, con la inclusión de un código QR en su etiqueta podría brindar recetas a sus clientes de comidas que podrían realizar con sus productos.

Exposiciones: imagínese que está en la exposición de algún producto en una feria, y que en la etiqueta o la explicación del stand hay un código QR que lleve a un video demostrativo. La rutina es que la compañía que expone tenga una pantalla donde se están reproduciendo los videos, sin embargo una iniciativa así saldría de la rutina y el visitante sentiría que la experiencia es más personal.

¿Cómo hacer un código QR?

En la web hay muchas herramientas gratuitas para hacer estos códigos, una de las más fáciles la del reductor de direcciones URL Bit.ly, con esta herramienta sólo se debe acortar la dirección y luego agregar el prefijo “.qr” (sin las comillas), automáticamente genera un código que puede ser descargado, si la extensión no la reconoce ningún editor, se debe cambiar por JPG o PNG.

Kaywa es otra herramienta gratuita y brinda más opciones, esta no sólo permite configurar direcciones URL, sino también texto, SMS y números de teléfono. Esta última opción es interesante para las tarjetas de presentación, porque cuando el usuario escanea el código, automáticamente el teléfono pregunta si quiere gestionar la llamada.

Deje un comentario »

Get Adobe Flash player